Tumores mamarios

Tumor mamario o masa mamaria es una inflamación, protuberancia o masa localizada en la mama.

Consideraciones

El tejido mamario normal está presente tanto en hombres como en mujeres de todas las edades. Este tejido responde ante cambios hormonales y, por lo tanto, en él pueden aparecer y desaparecer ciertas masas o protuberancias.

Los tumores o protuberancias en las mamas pueden aparecer a cualquier edad:

  • Los bebés pueden desarrollar masas en el tejido mamario relacionadas con los estrógenos de sus madres. Estas masas desaparecen por sí mismas a medida que el estrógeno desaparece de sus cuerpos y es una situación que puede presentarse en ambos sexos.
  • En las niñas pequeñas usualmente se desarrollan “brotes mamarios” justo antes del comienzo de su pubertad. Estas protuberancias pueden ser sensibles y son comunes hacia los 9 años, pero pueden aparecer hasta a los 6 años de edad.
  • Los adolescentes varones pueden desarrollar masas o agrandamiento de las mamas debido a los cambios hormonales que se presentan a mediados de la pubertad. Aunque este agrandamiento mamario posiblemente ocasiona angustia en el adolescente, desaparece generalmente por sí solo al cabo de unos meses.
  • Aunque las protuberancias o masas en los senos de una mujer madura pueden despertar la preocupación por la presencia de un cáncer de mama, la mayoría de éstas resultan ser no cancerosas.

Causas de: Tumor mamario

Las masas o protuberancias en una mujer son usualmente ocasionadas por cambios fibroquísticos, por fibroadenomas y por quistes.

Los cambios fibroquísticos pueden presentarse en muchas mujeres (especialmente durante los años reproductivos) en una o en ambas mamas y se consideran como una variación normal en el tejido mamario. El hecho de tener mamas fibroquísticas no aumenta los riesgos de desarrollar cáncer de mama, sin embargo, sí dificulta la interpretación de masas que usted o su médico descubran en un examen. Muchas mujeres perciben sensibilidad además de las masas o protuberancias asociadas con las mamas fibroquísticas.

Los fibroadenomas son masas no cancerosas que al tacto se perciben como caucho, se pueden mover con facilidad dentro del tejido mamario y, al igual que los cambios fibroquísticos, se desarrollan más frecuentemente durante los años reproductivos. Los fibroadenomas no tienen tendencia a ser sensibles y, excepto en raras ocasiones, no se vuelven cancerosos posteriormente. Por medio de un examen, un médico puede asegurar si una masa en particular es un fibroadenoma, sin embargo, la única forma de saber si es cancerosa es extirpándola o practicándole una biopsia.

Los quistes son sacos llenos de líquido que al palparlos se sienten usualmente como uvas blandas y algunas veces pueden ser sensibles, especialmente justo antes del período menstrual. Los quistes se pueden drenar en la clínica y si el líquido drenado es claro o verdoso y la masa desaparece completamente después del procedimiento, no es necesario hacer ningún otro tipo de tratamiento. Si por el contrario el líquido es sanguinolento, éste se envía al laboratorio para detectar células cancerígenas. Si la masa no desaparece o recurre, generalmente se hace una extirpación quirúrgica.

Otras de las causas de las masas o tumores en las mamas son:

  • Quistes lácteos (sacos llenos de leche) e infecciones (mastitis), que pueden llegar a convertirse en un absceso. Estas dos situaciones se presentan típicamente si usted está amamantando o ha dado a luz recientemente.
  • Cáncer de mama, encontrado en una mamografía o una ecografía y luego una biopsia. Los hombres también pueden desarrollar cáncer de mama.
  • Lesión: algunas veces, cuando la mama está muy amoratada, habrá una acumulación de sangre que se percibe como una masa. Estas masas tienden a mejorar espontáneamente en cuestión de días o semanas. De no ser así, es posible que el médico tenga que drenar la sangre.
  • Lipoma: una acumulación de tejido adiposo.
  • Papiloma intraductal, que consiste en un pequeño tumor dentro de un conducto mamario. Éste generalmente se desarrolla cerca de la areola, la parte coloreada de la mama que rodea el pezón, en mujeres entre los 35 y 55 años de edad. Este papiloma es inofensivo y a menudo no se puede palpar. En algunos casos, el único síntoma consiste en una secreción acuosa y rosada del pezón. Debido a que las secreciones acuosas o sanguinolentas también pueden ser un signo de cáncer de mama, el médico debe revisar esto.

Cuidados en el hogar

Las píldoras anticonceptivas usualmente son útiles en casos de cambios fibroquísticos. A otras mujeres les ayuda el hecho de:

  • Evitar la cafeína y el chocolate.
  • Limitar el consumo de grasa y aumentar la fibra en la dieta.
  • Tomar vitamina E, vitamina del complejo B o suplementos de aceite de hierba del asno.